/ Descargar / Descargar este artículo

Espiritualidad y turismo en San Marcos la Laguna Spiritual Tourism in San Marcos la Laguna

Revista de Turismo, Patrimonio y Desarrollo

Confederación Panamericana de Escuelas de Hotelería, Gastronomía y Turismo (CONPEHT).

www.conpeht-turpade.com

ISSN: 2448-6809

Publicación semestral

Número: 8

Marzo/ Septiembre 2018

Autores/Authors:

Raúl Palma Hernández

Correspondencia:

raulpalma1973@gmail.com

 

RAÚL PALMA HERNÁNDEZ

Universitat de les Illes Balears

Resumen: El presente artículo tiene como finalidad establecer un espacio de reflexión y discusión constructiva dentro de un espacio geográfico definido, que servirá de punto de partida para analizar sí el fenómeno espiritual es parte de la motivación y experiencia que un turista quiere vivir, o, sí lo que existe es un grupo de nuevos peregrinos que no quieren ser etiquetados como turistas. 

San Marcos la Laguna, es un municipio ubicado a orillas del lago de Atitlán, en el departamento de Sololá, Guatemala.  El área de estudio es lo concerniente al Barrio 3 de dicho municipio, espacio físico donde se encuentran ubicados la mayor parte de hoteles, restaurantes, centros de meditación y sanación alternativa.  Para poder llegar a comprender sí las personas que visitan San Marcos lo hacen por la mera curiosidad turística de explorar algo nuevo o por el convencimiento de encontrar en dicho espacio una renovación energética, se ha llevado a cabo una serie de acciones que componen la metodología del presente artículo. En ella se incluyen: revisión bibliográfica, observación participativa y entrevistas personalizadas a personas que dirigen centros holísticos, de meditación y sanación, y administran negocios relacionados a comida y hospedaje.

Palabras claves: Turismo, espiritualidad, San Marcos la Laguna, motivación

 

Abstract: The purpose of this article is to establish reflection and constructive discussion within a defined geographic space, which will serve as a starting point to analyze whether the spiritual phenomenon is part of the motivation and experience that a tourist wants to live, or, if what exists is a group of new pilgrims who do not want to be labeled as tourists.

San Marcos la Laguna, is a municipality located on the shores of Lake Atitlán, in the department of Sololá, Guatemala. The area of study is what concerns neighborhood 3 of the municipality, a physical space where most of the hotels, restaurants, meditation and alternative healing centers are located. In order to get to understand if the people who visit San Marcos do it by the mere tourist curiosity of exploring something new or, by the conviction of finding in that space an energetic renovation, a series of actions has been carried out. The methodology includes: bibliographic review, participatory observation and personalized interviews with people who run holistic, meditation and healing centers, as well as managers of food and lodging businesses.

Key words: Tourism, spirituality, San Marcos la Laguna, motivation.

 

Vista del muelle público de San Marcos la Laguna (fotografía por Raúl Palma)

 

1.            Introducción

 

1.1 Espiritualidad

 

“Desde que el hombre existe, siempre ha tenido una vida espiritual, desde el inicio de la humanidad hasta el día de hoy” (Vukonic, 1996).  Independientemente de la presencia de una religión como tal, el ser humano siempre ha buscado una conexión con el medio que le rodea y consigo mismo, para encontrar respuestas a sus inquietudes, así como bienestar personal.  La comunicación con el ser supremo y creador es otra característica que ha acompañado al ser humano desde siempre.

 

Ya en la época llamada primitiva, se encontraron vestigios que representan justamente esta búsqueda espiritual, tal y como lo indica Carvalho (2012) “la reverencia del humano para con poderes supremos iniciaron dentro de cuevas, y posteriormente, en espacios al aire libre a través de estructuras de rocas conocidas como megalíticas”, como, por ejemplo, las cuevas de Lascaux en Francia, Stonehenge en Inglaterra, entre muchos otros lugares.  Muchas culturas y civilizaciones a través de la historia han rendido culto tanto a la naturaleza, como a los astros, ejemplo de ellos son los mayas, celtas y egipcios por mencionar algunos.  Al día de hoy hay sociedades que toda su espiritualidad queda expresada en espacios naturales y rocosos, como es el caso de Estonia en el noreste europeo.

 

Desde una perspectiva apegada más a principios religiosos, el concepto de espiritualidad sigue siendo utilizado como un sinónimo de religiosidad, es más, la afirmación de que, a través de dicha religiosidad se alimenta al espíritu, es una práctica de millones de personas alrededor del mundo. Autores como Blaschcke (2003), en su enciclopedia de las Creencias y Religiones, afirma que “la espiritualidad es un aspecto de la religión que tiene que ver con el interior de las personas”.  Con la religión, los espacios de contemplación, meditación y oración se ubicaron en espacios físicos definidos como lo son: iglesias, monasterios, sinagogas, templos, mezquitas, entre otros. 

 

En el posmodernismo se produce lo que Blashcke (2003) “un período de declive”, refiriéndose a la espiritualidad religiosa.  Esto dará cabida a una nueva forma de espiritualidad que se proyecta dentro del concepto de New Age .  Aparentemente este movimiento ha abogado por aspectos como la paz, el amor y un profundo respeto y admiración por la naturaleza y sus habitantes no humanos, rechazando aparentemente cualquier doctrina religiosa.  Esta etapa espiritual a la que Cornejo (2010), denomina como “resultado de una fragmentación religiosa y de la revolución subjetiva de lo religioso”. 

 

“Dada la secularización de muchas de las sociedades europeas, los valores espirituales no están restringidos a espacios religiosos, incluyen otros aspectos relacionados, tales como: lugares sagrados de civilizaciones antiguas, así como también espacios de paz y belleza natural, que contribuyen a mejorar el bienestar de la mente y el alma.  El silencio, la soledad y la belleza son entendidos como prerrequisitos de una profunda experiencia espiritual en la naturaleza” (Mallarach, 2012). 

 

Más allá de las diferencias que hay entre practicantes de una religión en particular y de personas que practican el modelo de New Age, existen características en común, por ejemplo: el desplazamiento hacia un lugar considerado espiritual y energético, este desplazamiento puede ser a través de los viajes conocidos como peregrinaciones.  Tal y como lo indica Maddrell, et,all. (2015) “las peregrinaciones pueden tener como objetivo dirigirse a algún santuario en específico o bien encontrarse en un ambiente de naturaleza, tanto para religiosos como para practicantes de una “espiritualidad alternativa”.

 

1.2 Entorno del turismo espiritual

 

En el año 2016, en el marco de una serie de conferencias sobre turismo religioso, celebrado en Utrecht, Países Bajos, el anterior Secretario General de la OMT, Taleb Riffai, dejo claro que “el turismo religioso ha presentado un fuerte crecimiento en los últimos años, constituyéndose este como uno de los principales motivantes de viaje”.  Se indicó que para 2015 un total de 300 millones de turistas viajan por el mundo motivados por temas religiosos.  No existe aún hoy en día un dato estadístico que pueda indicar un aproximado de sí estos viajeros son o no religiosos.  De hecho, en el caso de la peregrinación a Santiago de Compostela, se tiene claramente identificado que, así como hay turistas netamente religiosos (incluso no les gusta ser llamados turistas), los hay también aquellos cuya conexión es por motivos espirituales no religiosos.

 

Es muy difícil afirmar hoy en día que el concepto de turismo espiritual pueda o no estar vinculado con el turismo religioso.  Incluso un destino per se no puede ser definido bajo estos parámetros.  Aparentemente, es más fácil lograr identificar cuál es el estatus del turista en términos de espiritualidad y religiosidad.    Lo que sí es un hecho, es que hay un grupo dentro del turismo que sí tienen como principal motivación de viaje realizar una travesía que les cambie la vida personal, es decir, al mismo tiempo de hacer un viaje a otro lugar fuera de su espacio de vivienda, lo sea también para hacer un viaje al interior de sí mismo.  Algunos ejemplos de lugares frecuentados por este tipo de turismo son: Sedona, Mount Shasta, el lago de Atitlán e inclusive el Camino de Santiago.

  

2.            Zona geográfica de estudio: Guatemala

 

Ubicada en el centro del continente americano, colinda al norte y oeste con México; al este con el mar Caribe, Belice, Honduras y El Salvador; al sur con el océano Pacífico.  Cuenta con una extensión territorial de 108,889 kilómetros cuadrados.  Dada su ubicación geográfica solamente presenta dos estaciones en el año: seca y lluviosa.  Su relieve está representado por 37 volcanes ; dos estructuras montañosas principales; y dos zonas planas al norte y al sur del país.   

 

El nombre de Guatemala se remonta a varios siglos atrás.  Históricamente, se conocía al territorio como Quauhtlemallan (lugar de muchos árboles), término de origen náhuatl, lengua de origen mexicana.  Los náhuatl acompañaron a los españoles en la conquista de Guatemala, por esta razón muchos nombres de municipios y algunos departamentos del país tienen una raíz náhuatl.

 

Para este período de tiempo en el país había presencia de diferentes grupos étnicos, algunos descendientes de grupos mexicanos, y, otros, de los mayas.  Para cuando Pedro de Alvarado, conquistador de Guatemala llego al país, ya Hernán Cortés había hablado de Guatemala en el año 1,524. 

 

El nombre migro de Quatemalán a Guatemala, siendo este nombre otorgado por Alvarado, quien le antepuso Santiago de los Caballeros de Guatemala a la primera ciudad española en el país.  El lugar donde se estableció dicha ciudad era la sede del reinado de los cakchiqueles  en lo que hoy es Tecpán, Chimaltenango.  Posteriormente, la capital de la provincia española, que llego a ser Capitanía General, fue trasladada tres veces más, hasta ubicarse donde actualmente se encuentra. 

 

A su paso por tierras guatemaltecas, los españoles llevaron a cabo la cristianización de los pueblos.  Dicha evangelización provocó que en muchas ocasiones se fusionaran las creencias indígenas con las llevadas por los conquistadores, generando un proceso de sincretismo religioso.  Es por ello que hoy en muchos lugares de Guatemala se encuentran lugares y espacios para oración con una mezcla de símbolos de ambas creencias.  Sí bien es cierto la cristianización de Guatemala se logró de manera efectiva en la mayoría de los casos, tal y como lo confirman una serie de estudios estadísticos que ubicaron a Guatemala por mucho tiempo como uno de los países más católicos de la región y en el mundo.  Es importante mencionar que muchos elementos prehispánicos al día de hoy siguen siendo parte de las oraciones, ritos y tradiciones religiosas y espirituales para una buena parte de la población.

 

Guatemala, al día de hoy ya no es la misma de hace 50 años atrás, si bien es cierto el número de cristianos es el más representativo del país, las proporciones entre católicos y evangélicos han sufrido cambios en los últimos tiempos, generando que, en muchas encuestas oficiales, los resultados presentados den prácticamente una paridad entre ambos grupos.  A esto habría que sumarle el número creciente, aunque de manera menos agresiva de personas que se definen como no religiosas.

 

Por otro lado los espacios naturales representan un aspecto trascendental en la cosmovisión maya, esto queda enmarcado dentro del acuerdo ministerial 981-2011, donde se define el lugar sagrado como: “los sitios, monumentos, parques, complejos o centros arqueológicos, que constituyen espacio y fuente de energía cósmica y natural, de vida y sabiduría, para la comunicación espiritual del ser humano con el Ser Supremo o Ajaw y su convivencia con la naturaleza para el fortalecimiento y articulación con el pasado y futuro” Ministerio de Cultura y Deportes.

 

Finalmente, una tercera línea de espiritualidad, en este caso, no religiosa, se hace presente en Guatemala, y es la denominada nueva era o nueva espiritualidad.  Donde la práctica espiritual radica en encontrarse así mismo sin necesidad de establecer conexión alguna con lo religioso o lo shamanico.  Acá el factor integrador lo compone el escenario donde se lleva a cabo la práctica espiritual y se busca profundizar con el ser mismo a través de procesos como la meditación.  Prácticas muy de moda, y orientadas a tendencias orientales se han situado en la parte más secular de la sociedad guatemalteca. 

 

2.1 Entorno del turismo en Guatemala

 

Guatemala, inicia su actividad turística a finales del siglo XIX, con algunos hospedajes y guías de forasteros. Posteriormente en la segunda década del siglo XX y con el inicio de las relaciones comerciales con empresas estadounidense se inicia un tráfico de viajeros más constante al país.  Para la década de los setentas, Guatemala contaba con algunos destinos ya bastante consolidados, como lo era: Antigua Guatemala, Panajachel en el Lago de Atitlán y el mercado de Chichicastenango.  Estos tres destinos continúan al día de hoy siendo los más visitados Atitlán y Antigua.

 

En términos turísticos, Guatemala, presenta una oferta turística que va muy de la mano con su pasado y presente religioso-espiritual, así como espacios donde la espiritualidad no religiosa puede practicarse de manera abierta. 

 

El patrimonio cultural integra perfectamente a los recursos religiosos y espirituales del país, constituyéndose este patrimonio como uno de los principales motivos para viajar.  Dentro de los destinos turísticos de Guatemala que responden a factores culturales se puede mencionar algunos como: ciudades mayas milenarias; centros coloniales; mercados indígenas; celebraciones religiosas con un alto grado de sincretismo y otras más ligadas a la religión cristiano-católica como la Semana Santa declarada Patrimonio Intangible de la Nación en 2008 por la UNESCO; espacios dedicados a la celebración de la religiosidad maya, como los sitios arqueológicos de Iximché, Kaminal Juyú y Mixco Viejo por mencionar algunos.

 

Cuando se habla de patrimonio cultural religioso e incluso espiritual, más allá de las edificaciones religiosas, templos y altares, hay un conjunto de recursos intangibles que son los que realmente dan el valor agregado a los elementos físicos.  Lo que la UNESCO en su sede de Guatemala define como: “patrimonio cultural inmaterial, este concepto se refiere a todas las manifestaciones que están vinculadas con las tradiciones orales, las artes del espectáculo, los saberes tradicionales, los usos sociales, rituales, actos festivos, conocimientos y prácticas relativas a la naturaleza y el universo.” (www.unescoguatemala.org) . 

 

Al respecto en este espacio es importante indicar que dentro de los destinos consolidados del país está el lago de Atitlán, donde se hace presente el complejo entramado religioso y espiritual, desde los católicos y evangélicos más practicantes, hasta los seguidores más fieles del New Age. 

 

2.2 Lago de Atitlán

 

Ubicado en el departamento de Sololá, en el altiplano occidental de Guatemala, presenta una historia cultural y natural única.  El primer aspecto, el cultural, obedece primero que nada a la presencia de habitantes de diferentes etnias, idiomas y tradiciones. Con una extensión de 130 kilométros cuadrados, a 1,500 metros SNM; tres volcanes que le rodean y con una profundidad aproximada de 350 metros, aunque este dato es variable en diferentes fuentes consultadas. La teoría más aceptada de su origen es que era parte de un cráter volcánico mayor.

 

Aldous Huxley, en su obra Beyond the Mexique Bay (1933), hace una descripción de su paso por Guatemala, visitando entre varios destinos el lago de Atitlán, donde comento que “era el lago más bello del mundo”.  De hecho, lo interesante es que Huxley para su época y de acuerdo a algunos autores (Blaschke) se le reconocía como parte del movimiento New Age.

 

El origen de su nombre previo a la llegada de los españoles se resumía en Chiyá, palabra tz´utujil que significa “orilla del agua” (Petrich, 1999).  Hay que recordar que en la época prehispánica el lago fue habitado principalmente por tres grupos étnicos: quichés, tz´utujiles y cakchiqueles.  Con la llegada de los conquistadores, acompañados por indígenas mexicanos, el nombre vario a Atitlán, palabra de origen náhutl, que significa lugar de agua.

 

El lago de Atitlán es un espacio donde se fusiona la historia prehispánica, colonial y la presente. Desde las ruinas de la capital Tzútujil de Chuitinamit en las faldas del volcán San Pedro; pueblos como Santiago Atitlán con el sincretismo presente entre la religión indígena y la cristiana católica que vino con los españoles, finalmente, San Marcos la Laguna, considerado por muchos como el destino New Age más famoso del lago y de Guatemala.  El poder energético y espiritual del lago de Atitlán ha quedado plasmado a lo largo de la historia. 

 

 

2.3 San Marcos la Laguna

 

La guía de viajes Lonely Planet en su portal en español hace referencia del lago indicando en alguna parte: “San Marcos, un refugio para los que quieren conectarse a la energía cósmica del lago” www.lonelyplanet.es/america-del-norte-y-central/guatemala/imprescindible/lago-de-atitlan .  De acuerdo a la revista Atitlán en su edición de febrero, de 2018, San Marcos es conocido como “spiritual heaven” o bien cielo espiritual.  Esta afirmación no está lejos de la realidad al caminar por sus calles y encontrar una serie de elementos, mensajes y espacios que invitan a la meditación.

 

Es en este espacio geográfico donde convergen tanto locales; como los “nuevos locales o extranjeros”; que han encontrado una manera de convivir en la zona, los turistas quienes llegan a pasar el día, a tomar una sesión de meditación; yoga; alguna cita con un terapeuta con visión holística; o simplemente caminar por las calles del destino New Age más famoso del lago y probablemente de Guatemala.

 

San Marcos, un pueblo con características propias, con expresiones que van del tradicionalismo protestante de la posguerra civil a lo más vanguardista del New Age, dejando por fuera a un catolicismo muy mermado por la influencia de los auto-parlantes, que como diría una persona en un café del pueblo: “han convertido a la población en un grupo más quinestésico y menos pensante”.  Pero, San Marcos vive un aparente pacto de tolerancia entre new agers y locales, o al menos es lo que se percibe a simple vista.  Por las noches después de las nueve el silencio se apodera del entorno cual monjes en monasterio, pudiéndose escuchar claramente el sonido del viento.

 

Históricamente, San Marcos ya existía para el siglo XVI, ocupado por los cakchiqueles.  La cabecera del municipio del mismo nombre fue trasladada varias veces debido a problemas de inundaciones, de las cuales se tiene conocimiento de la última en 2005 debido a la tormenta Stan.  En términos generales fue una localidad que se pobló por migrantes de otros pueblos, a lo mejor y de ahí que todos los migrantes extranjeros se sientan tan cómodos en él.  

 

 

Programación de actividades y horarios en San Marcos la Laguna (fotografía por Raúl Palma)

 

 

3.            Planteamiento de la problemática

 

Cuando uno camina por las angostas calles de San Marcos, y, sobre todo cuando se detiene por un momento en el muelle principal del pueblo y observa, notará que cada quince minutos entra un flujo permanente (a veces más a veces menos) de turistas y extranjeros, por lo que uno entendería que hay un movimiento interesante de viajeros que arriban diariamente al pueblo.  Sus motivaciones son variadas, aunque siempre existe una razón fundamental, el paisaje, la conexión espiritual en el lugar a través de las diferentes ofertas holísticas del lugar, algunos más orientados a actividades deportivas buscan hacer senderismo, aunque estos últimos en definitiva son los menos.

 

 

De acuerdo a lo conversado con personas que tienen su negocio y/o centro holístico, y que cuentan con más de un par de décadas de estar en el pueblo, el número de extranjeros que busca establecerse al menos por 6 meses en la localidad es cada vez mayor.  Al mismo tiempo ingresan un número no contabilizado oficialmente de turistas que se quedan de dos hasta 5 noches en promedio. Los que se quedan por temporadas largas buscan integrarse laboralmente a las iniciativas existentes, otros, más atrevidos deciden iniciar su propio negocio. 

 

De acuerdo a una instructora de yoga canadiense quien reside en el pueblo desde 2009, la mayoría de visitantes bien sean estos de corta o larga estadía se adaptan perfectamente al modelo propuesto de espiritualidad alternativa, ya sea integrándose o no a ella evidentemente más que ajustarse lo encuentran muy agradable.  Más sin embargo existen algunos que “salen corriendo” aduciendo que no hay nada que hacer en San Marcos, probablemente en búsqueda de espacios más acorde a ellos. 

 

Por otro lado, los locales, una mezcla de t´zutujiles y cakchiqueles, que habitan la parte trasera hacia la montaña, en su mayoría son practicantes del cristianismo protestante y unos pocos del catolicismo.  En principio no hay inconveniente, es más se respira un aparente aire de tolerancia.  Aunque, según la opinión de algunos residentes no locales, cada vez hay más extranjeros ocupando espacios en la zona montañosa de San Marcos.

 

El barrio 3, ubicado directamente frente al lago y por consiguiente la entrada principal al pueblo por vía acuática está conformada en su mayor parte por negocios, centros holísticos y algunas casas, ocupadas en su mayoría por extranjeros o guatemaltecos no locales de San Marcos.

 

4.            Metodología

 

Para llevar a cabo este artículo se establecieron una serie de acciones que se detallan a continuación.  Primero se ubicó un hospedaje muy cercano a la afluencia turística del pueblo.  Se hizo un reconocimiento del pueblo, determinando que el denominado Barrio 3 es donde se ubican la mayoría de espacios buscados por los turistas (ver mapa en Anexo 1).  Lo anterior se confirma a través de dos maneras: 1) recorriendo el pueblo completo, y 2) con un mapa del pueblo donde se contabilizan 24 de los 35 establecimientos registrados. 

 

Las entrevistas realizadas buscaban obtener información de primera fuente sobre el perfil y motivaciones de los visitantes a San Marcos, para ello se escogieron 4 personas que tienen desde 3 meses hasta 30 años de vivir en el pueblo. Dichas entrevistas se llevaron a cabo con las siguientes personas: 1) Marisol del restaurante Tul y Sol (guatemalteca); 2) Jennifer del Centro de Meditación las Pirámides (canadiense); 3) Nayla de Posada Schumann (argentina); y 4) Juliana (colombiana) de East and West. El promedio de edad de las entrevistadas oscila entre los 25 hasta 50 años. La base educativa de las entrevistadas es de nivel medio (maestra), hasta universitarias con diversas especializaciones, sobre todo en el área de psicología y terapeutas alternativas.  Para llevar a cabo las mismas se realizó una guía de entrevista (Anexo II), que permitió llevar una secuencia, aunque es importante mencionar que se trató de llevar un orden, en varias ocasiones el mismo era roto por la persona entrevistada que se enfocaba más en un punto en especial o bien evitar hablar de algo que fuese un tema conflictivo.  Solamente una de las entrevistadas permitió ser grabada, las otras personas solo se pudo tomar nota de la información que compartían.

 

Adicionalmente se participó en tres sesiones de meditación, yoga y una de metafísica para involucrarse con las personas que practican ejercicios de conexión espiritual, e incluso para adentrar más en dicha filosofía.  Se hizo una búsqueda bibliográfica que permitiera reforzar lo visto, practicado y entrevistado.

 

5.            Resultados

5.1 Entrevistas realizadas:

 

Las cuatro entrevistas realizadas coincidieron en algunos puntos, a continuación, se citarán los más relevantes.

 

A pesar de que San Marcos siempre ha estado bajo la sombra de San Pedro (otro pueblo del lago) en términos turísticos, el incremento en los últimos años tanto de turistas como de negocios y centros holísticos de sanación ha ido en incremento.  A la par de este crecimiento, las entrevistadas señalan que existe otro tipo de crecimiento, y es el número de extranjeros que se quedan a vivir en el pueblo por períodos de tiempo que van desde 3 meses hasta un número de años indefinido.  Este último aspecto representa un grado de riesgo en el pueblo, ya que, significa que se están vendiendo terrenos a extranjeros por parte de los locales, y estos últimos se quedan sin tierra.  Por supuesto en el Barrio 3 ya no hay espacio por lo que muchos de estos extranjeros se han ubicado en la parte alta del pueblo, lo que hace que estos se mezclen directamente con los locales.  Inicialmente la presencia extranjera y guatemalteca no local, estaba básicamente restringida a dicho barrio, hoy dicha “frontera” se ha roto y se ha iniciado una nueva etapa de colonización en el municipio. 

 

Acá es importante agregar que la ocupación del barrio 3 fue sencilla dado que en dicho espacio no habitaba nadie por una simple razón: la zona está identificada como zona roja por la Comisión Nacional de Desastres (CONRED), esto ya lo sabían sus habitantes mucho antes de que se diagnosticara la zona como tal, por ello todos viven en la parte alta.  San Marcos es un municipio como todos los del lago cuya parte trasera son grandes formaciones montañosas y rocosas.  Con la deforestación en incremento, las condiciones son óptimas para que cuando hay fuertes lluvias y temporales de larga duración, estas arrastren grandes correntadas de agua, palos, piedras y lo que encuentran a su paso, haciendo las partes bajas, en especial la de San Marcos, muy vulnerables. 

 

Otro aspecto señalado como negativo, es que muchas de estas iniciativas sean estas de corte holístico, o bien, para ofertar servicios de alimentos y hospedaje, no cuentan, de acuerdo a lo señalado, con ningún tipo de autorización ni cumplimiento de reglamento alguno.  Es decir, al operar de alguna manera “clandestina” no hay pago de impuestos, prestaciones laborales conforme a la ley, y tampoco un control de la calidad y tipo de servicios que se ofertan. A pesar de que este tema no es el central del artículo se incluye por ser mencionado en todas las entrevistas, confirmado en la observación, y, por jugar un papel importante en la visitación masiva que se da en el pueblo. 

 

En cuanto a los establecimientos definidos como “formales”, se indicó y se pudo comprobar que se tienen contratadas a personas de la localidad, sobre todo mujeres.  En el caso de los centros holísticos, ellas, las mujeres locales están vinculadas desde el trabajo de una recepción hasta ser partícipes activas como terapeutas, pues han sido y continúan siendo capacitadas.  Juliana de East and West Center, compartió, que es una forma de brindarle una oportunidad a la mujer con un trabajo digno, que pueda generar un ingreso justo por su trabajo, e incursionarlas en un espacio terapeuta.  En este lugar hay al menos 7 mujeres indígenas que ya trabajan completamente integradas en el centro, y, además ha servido para que miembros de la comunidad empiecen a experimentar terapias alternativas más allá de los tradicionales hueseros y curanderos locales.  Según lo explico Mujica, no ha habido oposición por parte de la comunidad. 

 

Para el caso de los establecimientos de hospedaje y alimentación se pudo observar y constatar a través de lo conversado, que las mujeres y hombres de la localidad han sido integrados a labores cotidianas de estos negocios, por ejemplo, en cocina, recepción, mantenimiento de infraestructura.  Es importante recalcar que, en el tema de cocina, hay varios establecimientos cuya calidad y presentación de platillos supera fácilmente cualquier expectativa que se tenga.  Acá las mujeres en cocina han jugado un papel muy importante pues han sido capacitadas para trabajar con diferentes ingredientes y prácticas de cocina tanto propias como ajenas a su propia cultura lográndose una integración óptima de los recursos.  Normalmente los dueños de los establecimientos son extranjeros, pero, también hay guatemaltecos que se trasladaron hace muchos años a San Marcos, y ellos han sido pioneros en la capacitación e integración de los locales a nuevas fuentes de trabajo.

 

La oferta de servicios en San Marcos es muy amplia, por ejemplo, en el caso de hospedajes se encuentran desde hoteles, hostales, Airbnb, apartamentos y habitaciones.  En lo relacionado a restaurantes se encuentran ofertas que van desde las más tradicionales y económicas, hasta las tendencias más puras de comida vegetariana y vegana, pasando por restaurantes de cocina internacional, y suministros en la mayoría de ellos de muy buena calidad.  En el lado de la oferta de servicios holísticos están: yoga “retreat”; cursos de meditación; ceremonias de cacao; ceremonias mayas; masajes; medicina natural; terapias alternativas; entre muchas otras. 

 

Con respecto al tema religioso en San Marcos, tal y como se comentó, hay una fuerte presencia evangélica en la zona, se hecha de ver con el número de iglesias que hay sobre todo atrás del barrio 3.  Existe una sola iglesia católica con una actividad mínima.  Aunque a decir de las entrevistadas, coinciden en indicar que ambas religiones sí generan algún tipo de presión sobre sus habitantes, aunque esto nunca ha sido motivo de diferencias y sobre todo de conflictos entre locales y visitantes extranjeros.  Pareciera ser que el problema principal tiene que ver más con la tenencia de tierra que con un tema meramente religioso.  Esto confirma la apreciación que se tenía en un inicio de un lugar donde la tolerancia espiritual se respira, lo cual es un aspecto trascendental para las características tan particulares del pueblo.  Alguna de las entrevistadas en su momento comentó que a su llegada los megáfonos de varias iglesias funcionaban indiscriminadamente y a todo volumen, hoy en día a pesar de que siguen funcionando ya no es algo extremo.

 

De hecho, se pudo constatar a lo largo de las noches que se pernoctó en el pueblo, posterior a las 21:00 horas es muy difícil escuchar música de fiesta, bares abiertos u otros espacios que distorsionen la paz de la noche.  Hay un acuerdo entre todos los habitantes de no generar este tipo de actividades, este detalle es lo que, a juicio de las entrevistadas y conversaciones informales con los turistas, es lo que diferencia a San Marcos de San Pedro, ya que este último es famoso por su vida nocturna.

 

De acuerdo a las entrevistadas, se indicó que existe aún en San Marcos un grupo de personas que viajan para contar con una experiencia espiritual personal que eleve su calidad de vida, en palabras de un local, “aún existen los buscadores”, haciendo referencia a este grupo de personas-viajeros que quieren re-encontrarse así mismos.

 

En términos de los turistas, es importante indicar que, a través de la observación, entrevistas y participación de algunos ejercicios de corte holístico, pareciera estarse hablando de dos grupos diferentes, están los de larga estadía, que no les gusta llamarse turistas, y se sienten más identificados con el término viajeros.  Este grupo muy internacional normalmente visita San Marcos por razones muy puntuales, una de ellas es crecimiento espiritual no religioso, pero una segunda es permanecer un mínimo de 1 a 3 meses, y de ahí es donde nace la intención de quedarse a vivir un buen tiempo en el pueblo. Dado que estas personas en su mayoría cuentan con algún estudio y/o especialización práctica pueden integrarse a un espacio laboral de manera fácil.  Obviamente estarían en una posición más ventajosa que los mismos locales de la zona.

 

Un segundo grupo, lo representan aquellos cuya estadía es mínima en comparación a los anteriores y muy variada, están entre 1 día y de dos a 14 noches, y pueden autodenominarse turistas y son extranjeros y guatemaltecos, estos en minoría comparativa.  Los motivos de estos son más variados, incluso pueden ser practicantes de una religión o no.  Pero sí que participan en espacios holísticos y turísticos, aunque sea de una hora, sean estas terapias, masajes, meditación, yoga, etc.  Entre las prácticas turísticas y recreativas que llevan a cabo los turistas de corta estadía están: senderismo y reconocimiento de la Reserva Natural del cerro Tzankuil (el atractivo turístico más visitado de San Marcos), gastronomía, kayaking en el lago, nadar, entre otras actividades. De hecho, y de acuerdo a la opinión de las entrevistas y la observación realizada, estos turistas de visita corta generan un flujo permanente para la economía de dichos espacios, y pareciera ser que lo mismo ocurre con los negocios de alimentos y hospedaje en caso pernocten al menos una noche en San Marcos.  Pasar unas horas en San Marcos, es una actividad común y con tendencia a crecer.  El turista de corta estadía encuentra exótico el ambiente new age de San Marcos, incluso, lo hace replantear el regresar una vez más.  La repetición de visita a este lugar es bastante común sobre todo entre los turistas nacionales y regionales, como el caso de los salvadoreños.

 

El flujo turístico está muy bien delimitado, al menos de quienes utilizan los centros holísticos del pueblo.  Los meses de ocupación alta son de noviembre a abril, incluyendo la Semana Santa y otros días festivos para guatemaltecos.  Para los extranjeros que vienen del hemisferio norte, este período de meses señalado también tiene que ver con un “escape” del invierno de sus países de origen. 

 

Fuera de esto, y con palabras de las entrevistadas, los meses de junio a octubre son los más difíciles de sobre llevar en términos económicos, salvo raras excepciones.  Se coincide en indicar que mucho del motivo de visitar el pueblo radica en vivir una experiencia espiritual nueva para unos y para otros continuar con su camino.

 

5.2          Participación en actividades específicas

 

Parte de la información recabada se logró a través de la participación en tres actividades organizadas por el Centro de Meditación las Pirámides, estas consistieron en: a) una hora de meditación; b) una hora de yoga; y c) parte de un curso de metafísica.  En esta última actividad es importante señalar que era parte de un curso mayor que se impartió por un mes.  Este centro de meditación creado hace 26 años, es un espacio de formación espiritual que ofrece una serie de actividades de corta y larga duración.  A pesar de que no existe una promoción dirigida a los turistas y visitantes del lago en general, sí se puede participar en espacios tan reducidos como una hora. 

 

La participación en las tres actividades permitió establecer contacto con instructores y alumnos del centro.  Los alumnos eran todos extranjeros y con una mayoría de público femenino, todas las actividades fueron dirigidas en inglés.  Al conversar con algunos de ellos se puede confirmar lo indicado en las entrevistas, ellos se autodenominan más viajeros y menos turistas, de hecho, la palabra turista tanto a instructores como a estudiantes los incomoda e incluso los puede llegar a molestar.  Para ellos el estar en San Marcos es una actividad completamente de crecimiento espiritual, y a pesar de que puedan estar más de un mes hospedados en el centro no están muy interesados en conocer los alrededores.  Un segundo elemento a rescatar es que les interesa el poder invertir su tiempo en aprender español, comer sano y participar de todas las actividades del centro para aprovechar al máximo su estadía.

 

 

5.3 Observación

 

Como cualquier estudio, la observación es parte fundamental para poder integrar elementos que no salen a la vista en una entrevista, comunicación personal o bien en la literatura física y/o digital.  Por ello en un total de 9 días se procedió a observar a los turistas, viajeros y locales dentro del entorno de San Marcos.  El pueblo, sobre todo en el Barrio 3 cuenta con una gran cantidad de promoción escrita y pegada en diferentes lugares y espacios públicos, donde se ofrecen todo tipo de ofertas holísticas.  Los turistas son muy abiertos a conversar, las personas que representan espacios holísticos o bien negocios de hospedaje y alimentación en un inicio pueden ser un tanto desconfiados, pero con el paso de los días se logró establecer una comunicación e incluso relación bastante constructiva para los fines de este artículo.

La comunicación con locales indígenas fue un tanto más restringida, con excepción de algunas personas, la gran mayoría que están integradas laboralmente en el Barrio 3 no establecen mucha comunicación con los visitantes, estos se mantienen más al margen y están completamente dedicados a sus labores, con excepción de las mujeres indígenas que prestan servicios de terapia alternativa, ellas ya han roto la barrera de la comunicación y generan espacios de dialogo con las personas que conversan con ellas o bien que reciben algún tipo de tratamiento.

 

Una retroalimentación común encontrada entre turistas y viajeros es que no importa la duración de su estadía, el lago ofrece una energía única que se complementa con la tranquilidad que se respira en San Marcos.  Esto se pudo comprobar a lo largo de la estadía donde el hecho de no contar con transporte terrestre en el pueblo (solamente en su área periférica), adicionalmente a la regulación de no contar con aparatos de sonido con volúmenes altos después de las 21:00, hace una atmosfera bastante apropiada para la búsqueda de paz.

 

En definitiva, existe una brecha importante entre aquellos que buscan en San Marcos un espacio de crecimiento espiritual, y, los otros que su prioridad es visitar la reserva natural de Tzankujil y lanzarse desde el trampolín a doce metros de la superficie del lago, ellos se consideran turistas, pero, no dejan de quedar atrapados por la atmosfera del lugar y su energía.  De hecho, las motivaciones de conocer San Marcos tienen que ver con la atmosfera del lugar.  Independientemente de sí la primera razón fue un tema netamente turístico, el viajero al salir quiere volver a regresar. 

 

 

Parte del sendero dentro de la reserva natural de Tzanjukil (fotografía por Raúl Palma)

 

 

 

6             Conclusiones

 

-              San Marcos la Laguna es un pueblo atípico sí se compara con el resto de pueblos que rodean el lago. Pareciera que el contexto New Age ha generado una población con características únicas, y es la convivencia entre dos mundos completamente opuestos.  Pero, no es solo porque un grupo sea indígena y el otro de extranjeros, es que desde la perspectiva espiritual pareciera que existe un pacto de tolerancia que por momentos pareciera débil y por momentos es muy fuerte.  Cualquiera puede pensar que el impacto de los turistas es completamente negativo para con la comunidad, pero entonces, ¿cómo es posible que por más de 30 años ha existido la convivencia entre ambos grupos? La respuesta inmediata es adaptación, ya que hay que tener presente que San Marcos ha sido ocupado por poblaciones migrantes siempre, lo que genera un espacio de apertura para los “nuevos” sin importar sus preceptos religiosos y espirituales.

 

-              En mayor o menor grado, existe una fuerza espiritual-magnética en el lugar que hace que los turistas visiten San Marcos.  Sean estos practicantes o no de una religión, existe un espacio físico donde el visitante se conecta consigo mismo.  En definitiva, este aspecto debe ser profundizado con el objetivo de contar con datos sólidos que permitan definir sí esta afirmación se mantiene o se desecha.

 

-              Algo que es preocupante para las entrevistadas en general es que no hay una inclusión real de los locales a la gran diversidad de iniciativas holísticas que existen.  Son pocos los espacios comerciales y de crecimiento espiritual donde se puede percibir dicha inclusión.  Sí a esto le sumamos que el número de personas extranjeras residentes en el pueblo lejos de disminuir continúa aumentando, se podrá deducir que las oportunidades laborales para los locales serán muy reducidas a prácticas puntuales y con tendencia a la baja. Lo que hace esta situación bastante preocupante en el largo plazo en términos de inclusión.

 

-              El número de espacios holísticos continúa aumentando, lo que promueve lo que Nayla denominaría un “consumismo espiritual”, concepto bastante atinado si se piensa que no todos los establecimientos buscan una verdadera conexión espiritual con sus visitantes y para con la comunidad. De hecho, en algún momento se comentó que muchos de estos no cuentan con papeles oficiales, por tanto, no pagan impuestos, cobrando un menor precio que los que sí cumplen con la normativa de ley nacional.

 

-              La estacionalidad presente en San Marcos es una limitante que podrá ser mejorada integrando factores de cambio en el pueblo que lo consoliden más como un destino que cuenta con una oferta consolidada.  Pero esto probablemente no gustará a quienes se consideran viajeros espirituales, y sobre todo a aquellas instancias holísticas que no están del todo abiertas al tema turístico per se.

 

-              Las motivaciones de conocer San Marcos la Laguna van desde una mera curiosidad turística hasta las más espirituales a través de la gama de servicios holísticos que se encuentran, y sobre todo la paz presente en el lugar.

 

-              La gastronomía y la reserva natural de Tzankujil ofrecen en San Marcos una experiencia única al visitante.  La primera pues forma parte de querer alcanzar un mejor desarrollo personal y espiritual, esto tiene que ver con la concordancia que hay entre hacer actividades que alimenten al espíritu y acciones como la comida sana que alimenten al cuerpo.  Por otro lado, la reserva es un entorno paisajístico que recrea los sentidos del visitante logrando un incentivo más en la búsqueda de ser una mejor persona, un mejor viajero.

 

-              No se cuenta con un espacio de información al visitante, por lo que el único mapa que describe las actividades a realizar es el brindado por el hotel Lush Atitlán, dicho mapa es el único que se agrega dentro de los anexos.

 

7. Recomendaciones

 

-              Es prioritario establecer mecanismos de control que frene de alguna manera el control desmedido de espacios holísticos, hospedajes (hoteles, arbnb, renta de cuartos, hostales, casas), restaurantes.  Este control buscará generar un equilibrio donde todos los establecimientos estén registrados en ley.  Lo cual será positivo no solo en términos de competencia sana, sino, también generar un proceso más inclusivo con los locales.

 

-              La gastronomía local juega un papel fundamental dentro de la experiencia de viaje en San Marcos, por lo que es una herramienta importante a tomar en cuenta al momento de querer consolidar San Marcos como un destino turístico de bienestar. 

 

Bibliografía

 

1.            BLASCHKE, J. 2003. Enciclopedia de las creencias y religiones. Ediciones Robin Book, Barcelona, España.

 

2.            CARVALHO, C. 2012. The spiritual quest: Europe´s common sacred ground (an historic overview). Revista Exedra, vol. No. 6. Escola Superior de Hotelería e Turismo do Estoril.  Estoril, Portugal.

 

3.            CORNEJO, M. Religión y espiritualidad, ¿dos modelos enfrentados? Trayectoria poscatólicas entre budistas Soka Gakkai.  Revista Internacional de Sociología (RIS). VOL.70, No.2, Mayo-Agosto, 327-346, 2012.  España.

 

4.            MADDRELL, A., et,al. 2015. Christian Pilgrimage, Landscape and Heritage. Journey to the Sacred.  Routledge, Taylor & Francis Group, New York and London.

 

5.            MASLOW, A. 1970.  Religions Values and Peak-Experiences.  Stellar Classics, U.S.A.

 

6.            PETRICH, P. 1999.  Historias, historia del lago Atitlán. Ensayo de Antropología Histórica. Cael/Muni-K´at, Ediciones. Guatemala.

 

7.            TALLY, E. Las interpretaciones New Age y mayas del Oxlajuj B´aqtun 2012. Memorias del III Coloquio de Antropología y Sociología.  Participación Política e Identidades.  Asociación de estudiantes de Ciencias Sociales.  Universidad del Valle de Guatemala, Guatemala.

 

8.            VUKONIC, B. 1996. Tourism and Religion. Pergamon, U.K.

 

 

Anexo

 

Guía de Entrevista

 

 

Nombre:

 

Lugar donde labora:

 

Años de vivir en San Marcos:

 

Profesión:

 

Guía de entrevista:

 

1.            ¿Desde cuándo vive en San Marcos la Laguna?

2.            ¿Cuál es su actividad laboral?

3.            ¿Qué le motivo a permanecer en este pueblo?

4.            ¿Puede compartir algo de la historia del lugar?

5.            ¿Cómo es la relación de la comunidad local con los turistas?

6.            ¿Está integrada la comunidad a los negocios orientados a los turistas y visitantes?  ¿De qué manera?

7.            ¿Por qué los turistas y visitantes vienen a San Marcos?

8.            ¿Qué los hace querer regresar e incluso permanecer por temporadas largas e indefinidas?

9.            ¿Cuál es la o las temporadas de mayor visitación?

10.          ¿Impactos negativos de los turistas?

11.          ¿Cómo ve San Marcos en los próximos años?

 

 

 

 


Descargar en formato PDF

Ver




 Social media
Copyright © 2018
Revista Turismo, Patrimonio y Desarrollo
ISSN: 2448-6809
mail: revistaturpade@gmail.com